Luckyteam’s Weblog

EL SÍNDROME DOWN

Actividades para la estimulación temprana a niños

Posted by luckyteam en diciembre 9, 2008

ESTIMULACIÓN TEMPRANA EN NIÑOS CON SÍNDROME DE DOWN

Por: Inmaculada Cejas Herrera

En este artículo le ofreceremos toda la información necesaria que necesitarás saber sobre la estimulación temprana en niños con Síndrome de Down. Trataremos diferentes aspectos relacionados con la estimulación temprana en estos niños: a qué edad se considera que debe empezar la estimulación del niño, las terapias más adecuadas que se deben utilizar con estos niños para que la estimulación sea efectiva; el papel que debe adoptar la familia a la hora de ofrecerle la estimulación al niño y cómo debe hacerlo… También les ofrecemos un estudio sobre los efectos de la estimulación temprana en estos niños. El artículo concluirá con una serie de ejercicios de estimulación temprana, que les ayudarán a mejorar todas las acciones relacionadas con la motricidad gruesa y fina.


1. BREVE INFORMACIÓN SOBRE EL SINDROME DE DOWN

El síndrome de Down fue descubierto por primera vez en 1866 por John Langdon Haydon Down, considerado como un trastorno genético provocado por el exceso de cromosomas en el par 21, en concreto tres (trisomia).

El síndrome de Down afecta al crecimiento y al aprendizaje, es decir, los niños que lo padecen presentan un retraso mental y motórico en mayor o menor grado, que dependerá de la estimulación ejercida a los niños por los especialistas y la familia.

Sus características más significativas son: cabezas más pequeña de lo normal, ojos con forma de almendra, nariz plana, lengua larga (provocándoles problemas respiratorios), manos pequeñas y una marcada hipotonía (tono muscular pobre).

2. INFORMACIÓN SOBRE LA ESTIMULACIÓN TEMPRANA EN NIÑOS CON SÍNDROME DE DOWN.

a) Definición.

La atención temprana se puede considerar como el conjunto de intervenciones, que están dirigidas tanto a los niños que padecen Síndrome de Down de 0 a 6 años, como a su familia y entorno. Su objetivo es responder a las necesidades de estos niños para poder potenciar al máximo su desarrollo. Estas intervenciones serán kineisiológicas, fonoaudilógicas, de educación diferencial y terapias ocupacionales, deberán considerar la globalidad del niño, y ser planificadas por un equipo de profesionales para poder desarrollar sus capacidades físicas, intelectuales, emocionales y sociales desde recién nacidos.

b) Intervención:

La estimulación temprana, comienza desde que el niño nace y lo verdaderamente importante en estos primeros meses de vida del niño que padece Síndrome de Down es intentar que la familia se adapte a esta situación y procurar que exista una buena relación padres-hijo, más que preocuparse por ofrecer a los padres largas listas de objetivos pre-académicos. Pero pasados esos primeros meses (sobre los tres meses mas o menos) es necesario ayudar a ese pequeño a reforzar su cuerpo y preparar su mente para futuros aprendizajes.

Está comprobado que cuanto antes se interviene en la estimulación del niño, se logrará un desarrollo lo más normalizado posible.

c) Para qué sirve:

Estimulación también significa oportunidad, si el niño está todo el día sentado tardará mucho más en caminar que si lo dejamos en el suelo para favorecer, en primer lugar, su arrastre, mas tarde el gateo y posteriormente sus primeros pasos.

El desarrollo va relacionado con la adquisición de conocimientos. Las áreas que se van a estimular en un niño están relacionadas entre si. Un niño que tenga buen desarrollo motriz podrá moverse más y encontrar en las nuevas experiencias una mayor aportación de información para su inteligencia, de la misma forma que al poseer un mayor conocimiento intelectual se volverá más movedizo y curioso. Es una forma de proporcionar al cerebro del niño los datos, usando el camino sensorial, para que el niño los almacene y procese y pueda, de esa manera, lograr que toda la información que entra pueda salir en actuaciones propias.

La clave para que se desarrollen los caminos sensoriales es la estimulación, y para hacer crecer los caminos motores es la oportunidad.

Es muy difícil, por no decir imposible, llevar a la mente infantil más allá de lo que le provoca placer. Los seres humanos tendemos a evitar todo aquello que no nos supone un éxito y, por lo tanto, el niño no es una excepción; si lo felicitamos cuando logra hacer algo aunque no sea todo lo que tiene que hacer, él se sentirá feliz y querrá volver a intentarlo.

Está claro que la estimulación del niño con Síndrome de Down no se trata solo de que el bebé se voltee, haga sonidos, etc., sino que se trata de algo mucho más amplio y complejo, algo que debe ser flexible y, por tanto, variar a medida que varían las necesidades de los niños.

Así, la atención temprana para personas con síndrome de Down debe consistir en estimular:

- El desarrollo de la psicomotricidad.

- El desarrollo de las habilidades sociales para el desarrollo de la autonomía personal.

- El desarrollo del lenguaje oral.

- El desarrollo de las habilidades cognitivas.

- El desarrollo del lenguaje escrito (lectura y escritura).

- El desarrollo de las habilidades numéricas

Hoy día nadie pone en duda la relevancia que tienen las experiencias tempranas en el desarrollo de una persona con síndrome de down, y sabemos que el cerebro en estas edades es muy plástico, ya que aún no ha terminado de desarrollarse. Sabemos que el ambiente influye en el desarrollo neurológico y que las personas con síndrome de Down que han recibido atención temprana tienen una mejor calidad de vida que las que no la han recibido. Pero también sabemos que el cerebro de un niño con síndrome de Down parte de una situación desventajosa que no podemos olvidar.

d) Técnicas:

Las técnicas para desarrollar una estimulación adecuada pueden ser variadas, pero deben responder a un plan o programa, previamente organizado. Pero más allá de los métodos, es la actitud y el cariño con el que se practique, lo más importante.

e) Terapias adecuadas:

Los niños con síndrome de Down tienen una musculatura más flácida de lo normal, lo que le provoca dificultades para desplazarse autónomamente y poder coordinar sus movimientos. Los apoyos que le tenemos que proporcionar, como decía al principio, será en primer lugar la terapia kinesiológica, ya que en la medida en que pueden moverse y caminar por si mismos, logran su independencia. A ello se añade el apoyo de una educadora diferencial, ya que la combinación de ambas terapias es fundamental, puesto que no son niños curiosos por naturaleza y no van a explorar el mundo, sino que debemos presentárselo nosotros. Desde el minuto en que el niño puede gatear o caminar, se amplían sus posibilidades de tomar contactos por el entorno.

A los pocos meses, se suma la terapia fonoaudiológica, el lenguaje es una de las áreas en que estos niños necesitan mayor refuerzo. A pesar de que tienen una buena capacidad de comprensión, les es muy difícil expresarse.

Luego, también trabajan con terapeutas ocupacionales que los ayudan en sus habilidades sociales, como saber comer bien, compartir, jugar, expresarse y prepararse para desenvolverse de manera autónoma en su vida cotidiana.

f) Familia:

Una de las primeras recomendaciones que reciben los padres de niños con Síndrome de Down es la de que lo lleven a un centro de atención temprana. Este implica que tanto su familia como el niño deben ponerse en contacto con un equipo de profesionales compuesto por psicólogos, pedagogos, estimuladores, trabajadores sociales, médicos…, que van a guiar el desarrollo del niño.

En estas terapias se le da el apoyo al pequeño solo por unas horas, pero lo correcto es que los padres continúen con la estimulación diariamente en casa, por eso también se les enseña a ellos cómo desarrollar los ejercicios con el pequeño e incorporarlos a la vida cotidiana.

La familia es fundamental para que estos niños logren avances significativos, ya que el nivel de capacidades del niño con Síndrome de Down varía según la estimulación que tenga y los modelos más próximos que posea.

g) Integración:

Cuando la estimulación es constante y apoyada por la familia, los niños pueden integrarse perfectamente en las escuelas al comenzar su edad escolar (2 años). Sin embargo, hay que saber que esto solo es conveniente si el niño está realmente preparado, si los padres tienen la disposición de seguir estimulándolo y lo que es más importante, que la escuela y los educadores/as estén dispuestos y preparados para recibir a un niño con Síndrome de Down que requerirá que se adapten ciertas formas de enseñanza.

Además cuando los niños se integran al sistema de educación normal, es bueno que sigan asistiendo a talleres para reforzar las áreas que más necesitan.

h) Finalidad:

La finalidad de la Estimulación Temprana debe ser que el niño con Síndrome de Down genere su propia personalidad, su ubicación en la familia y luego en la sociedad.

3. ESTUDIO DE LOS EFECTOS DE LA ESTIMULACIÓN TEMPRANA EN BEBES CON SÍNDROME DE DOWN.

Los que se pretende con este estudio es comprobar los efectos de la estimulación precoz en un grupo de bebés con Síndrome de Down.

La muestra la componían 8 niños de edades comprendidas entre 8 y 10 semanas. Los sujetos fueron distribuidos en dos grupos elegidos al azar. El grupo experimental, que estaría formado por cuatro niños los cuales iban a recibir estimulación precoz durante 6 meses, y el grupo control, los cuales no iban a recibir ningún tipo de estimulación. Al terminar dicho estudio los niños tendrían entre 32 y 34 semanas.

GRUPO EXPERIMENTAL: se les explicó a los padres con detalle el tratamiento que se pensaba aplicar, ya que eran ellos los que tenían que llevar a la práctica los programas de estimulación. Cada programa tenía tres partes:

  1. Control postural.
  2. Coordinación senso-motora.
  3. sociabilidad y Lenguaje.

GRUPO CONTROL: No se le dio a los padres ningún tipo de recomendaciones ni orientación especial. Se iba tomando nota de las adquisiciones y conductas de los niños cada dos meses.

Los resultados del estudio fueron:

Grupo control:

- Cociente de Desarrollo de grupo antes de empezar el estudio: 87

- Cociente de Desarrollo de grupo concluido el estudio: 78,75

Grupo experimental:

- Cociente de Desarrollo de grupo antes de empezar el estudio: 86

- Cociente de Desarrollo de grupo concluido el estudio: 85,50

Al comienzo del estudio el cociente de desarrollo medio en los dos grupos de sujetos era casi el mismo. Sin embargo, vemos cómo seis meses después el cociente de desarrollo del grupo control no sólo retrocede casi nueve puntos con respecto al que tenía anteriormente, sino que retrocede también en relación al grupo estimulado en casi seis puntos. Respecto al estado general de los niños de ambos grupos al concluir el estudio, hay que señalar que se pudo observar claramente en los niños del grupo no estimulado una apatía e indiferencia bastante marcada en relación a los nuevos estímulos que se les presentaban, cosa que no ocurría en los bebés estimulados, los cuales se mostraban más vivaces, activos… En dos de los niños no estimulados aparecieron conductas estereotipadas de tipo autista.

Conclusión: la estimulación precoz parece ser un método válido para disminuir, y en algunos casos superar, los déficits de desarrollo.

4. ACTIVIDADES DE ESTIMULACIÓN TEMPRANA PARA NIÑOS CON SÍNDROME DE DOWN.

Un niño con Síndrome de Down tiene que superar muchos más obstáculos que retrasan la marcha de la adquisición de las habilidades motoras debido a la hipotonía que presentan.

Debido a un proceso más lento de la información, el niño con Síndrome de Down tardará más en mostrar curiosidad e iniciativa por las cosas. Sin embargo, con la ayuda adecuada, llegaran a aprenderlo. El proceso es continuo y comienza en el momento de nacer con la experiencia de succionar, tocar, girar y levantar la cabeza.

El bebé afectado tiende a permanecer en una postura un tanto atípica, con las piernas frecuentemente separadas y hacia afuera, y con las rodillas dobladas. Esta postura, si se convierte en habitual, puede llevar a patrones de movimiento defectuosos al sentarse y al caminar.

DESARROLLO DE LA MOTRICIDAD GRUESA.

Es esencial ayudar desde el comienzo al niño con Síndrome de Down a desarrollar el interés y las habilidades que necesite para realizar una serie de actividades físicas y recreativas.

  • Control de la cabeza:

El objetivo más importante en la fase inicial de un proceso de intervención precoz es el de conseguir un buen control de la cabeza.

Actividad: Se coloca al niño boca abajo, con la cabeza apoyada sobre el borde de la cama y se le muestra un juguete de colores por encima de su vista, de este modo puede se conseguir con éxito que levante la cabeza.

  • Incorporarse:

Cuando el niño ya mantiene la cabeza levantada y mira de un lado a otro mientras está echado sobre su estómago, puede observarse el primer intento por incorporarse.

Actividades: Se prepara un rodillo sólido con almohadones, mantas…, y se coloca debajo del estómago y caderas del niño. Las caderas se deben sujetar mientras se le anima a levantar la cabeza y la parte superior de la espalda. Hay que colocar juguetes interesantes encima de su cabeza.

  • Darse la vuelta.

El niño con Síndrome de Down puede empezar esta fase de su desarrollo a una edad superior a la de los demás niños, y puede también permanecer en esta actividad durante más tiempo. Si no surge de manera espontánea hay que estimularla.

Actividad: se coloca al niño sobre una colchoneta o alfombra pequeña; dos personas sujetan la colchoneta por cada lado, inclinando la colchoneta en el mismo sentido.

  • Sentarse.

El niño con Síndrome de Down tarda más tiempo en mantener la cabeza erguida que el niño “normal” al estar sentado.

Si se sujeta a los niños fuertemente por las caderas, éstos reforzarán sus espaldas para mantener un buen equilibrio. El niño aprenderá gradualmente a controlar los músculos del cuello y de la parte superior de la espalda.

Actividades: Echarse en el suelo con las rodillas dobladas. Colocar al niño encima de ellas y sujetarl. Balancear al niño hacia adelante, hacia atrás y de un lado al otro.

· Paso de estar echado a sentado.

Los niños con Síndrome de Down suelen seguir una secuencia distinta de movimientos a la de los niños “normales”, a la hora de pasar de la postura echada a la sentada. Se dan la vuelta sobre el estómago, separan luego las piernas y se apoyan con las manos e impulsan con los dos brazos para levantar el tronco del suelo.

  • Arrastrarse y gatera.

Al niño con Síndrome de Down puede faltarle la fuerza muscular suficiente en sus brazos, hombros y tronco para ponerse en posición de gateo y mantenerse así por un tiempo.

Actividad: Al niño que se siente motivado para arrastrarse y gatear, pero que carece del tono muscular suficiente para poder hacerlo, se le puede ayudar quitándole parte del peso que recae sobre sus miembros. Pasando una banda o toallita por debajo de su abdomen y separando después ligeramente el abdomen del suelo. Se le inicia en el gateo golpeándole suavemente en las plantas de los pies, o ayudándole en los movimientos de brazos y piernas.

  • Arrodillarse y puesta en pie.

Los niños con Síndrome de Down suelen necesitar ayuda durante un período de tiempo más prolongado, a la hora de ponerse de pie, que los demás niños. La debilidad de los músculos de las piernas, brazos y tronco retrasan a menudo el poder lograr la posición vertical.

Actividades: Empujar ligeramente hacia abajo las caderas del niño para provocar una reacción de resistencia a este empuje. El niño irá adquiriendo gradualmente confianza en su capacidad para mantenerse en pie solo cuando se disminuya la ayuda.

  • Caminar.

En un niño con Síndrome de Down, se retrasa a menudo el paso de caminar con ayuda a hacerlo sin ella.

Actividad: No es conveniente sujetar al niño manteniendo sus brazos por encima de sus hombros. Es mejor situarse frente al niño que caminar con el peso del cuerpo inclinado hacia delante.

  • Correr.

El niño con debilidad muscular tiene con frecuencia algunas dificultades tanto para mantenerse erguido como para impulsar su cuerpo hacia delante. Puede correr despacio y torpemente, levantando apenas los pies del suelo, al tiempo que mantiene los brazos al nivel o cerca de los hombros para guardar el equilibrio.

Actividades:

- Pisar con fuerza o evitar chocar con obstáculos como cajas, tableros o una cuerda: levantar rodillas hasta el pecho al correr sobre un punto fijo; subir escalones altos, taburetes o sillas bajas.

  • Saltar y brincar.

Ambos son unos ejercicios motores excelentes para el niño que necesita desarrollar el equilibrio y el tono muscular.

Actividad: puede practicarse el salto fijo sobre un colchón.

DESARROLLO DE LA MOTRICIDAD FINA.

Un niño con Síndrome de Down puede tener la madurez necesaria para adquirir las habilidades más avanzadas de la motricidad fina, antes de llegar a ser competente en ciertas actividades de la motricidad gruesa.

  • Estimulación motora fina y manipulación básica.

Los niños con Síndrome de Down comienzan más tarde que el promedio de los demás niños en mover el pulgar alrededor de la palma de la mano.

Actividades: La pinza digital, puede practicarse colocando y manteniendo los dedos pulgar e índice del niño alrededor de un objeto apropiado y aplicando una ligera presión en la mano del niño para transmitirle la sensación de estar sujetando algo.

También hay que motivarles y enseñarles a abrir los dedos para dejar caer los objetos.

Permanencia del objeto.

Actividades:

Juegos del escondite: cubriendo un juguete con la mano para esconderlo y volviendo a mostrárselo. Hacer rodar una pelota debajo de una mesa o silla y dejar que el niño la busque.

BIBLIOGRAFÍA

- Amparo Gómez Artiga y otros: Intervención temprana, desarrollo óptimo de 0-6 años.

- Salvador Garrido. J.: La estimulación precoz.

- Dr. Luis M. Ruiz Pérez. (1994). Desarrollo motor y actividades físicas. Gymnos: Madrid.

- http://www.taringa.net/posts/info/1110342/sindrome-de-down.html.

- http://www.padresok.cl/paginas/ver-nota.cfm?tipovisor=detalle&objectId=C1AA10A1-BFC8-4AAC-BEB801CAEDC88E3A

- http://www.actualidadmisiones.com.ar/despachos.asp?cod-des=41182&ID_seccion=124

- http://www.australvaldinia.cl/prontus4-nots/antialone.html?page=http://www.australvaldinia.cl/prontus4_nots/site/artia/20060307/pags/2006D307134020.html

- http://www.sindromededown.net/index.php?idMenu=16&idIdioma=1

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: