Luckyteam’s Weblog

EL SÍNDROME DOWN

Inserción laboral de la mujer down

Posted by luckyteam en octubre 10, 2008

Capacitación e Inserción Laboral de mujeres con Síndrome de Down y

Discapacidad Mental

En el año 1994, se da inicio a una intervención de capacitación y posterior integración laboral a mujeres con discapacidad mental y Síndrome de Down. Esta experiencia pionera se realiza en el centro comercial Plaza Vespucio y es coordinada y desarrollada por el Programa de Integración Social para Personas con Discapacidad de la Municipalidad de La Florida.

En esta nueva práctica participan alumnas de las escuelas especiales de la comuna, quienes se integran a este proyecto en calidad de “estudiantes en práctica”.

Con ellas, hemos trabajado desde el 1994. Esta iniciativa comenzó con la capacitación de diez mujeres con Síndrome de Down y diez con deficiencia mental para atender el patio de comida o “Food Court” que se encuentra dentro del mismo Centro Comercial. Todas ellas lograron terminar su escolarización en establecimientos de educación especial ubicados dentro de la comuna de La Florida, en Santiago de Chile, comuna en la que se encuentra inserta nuestra empresa.

La forma en que se desarrolló y dio vida a este proyecto fue a través de la activación de lazos o alianzas con la Oficina de la Discapacidad de la Municipalidad de La Florida, Escuelas Especiales, familias de las involucradas y la empresa Mall Plaza. Entre estas instancias, se creó un programa de capacitación laboral para estas mujeres, que se formuló en realizar labores de limpieza de las mesas del patio de comida, retirar las bandejas y dejarlas en un lugar específico para ellas, botar restos, entregar información específica en relación a la ubicación de: zonas de fumadores, teléfonos públicos y servicios higiénicos, entre otros.

Dentro del perfil requerido para iniciar el proceso de inserción, se estableció como criterio básico buena presentación personal, vocabulario adecuado, interacción cordial con los clientes, entrega clara y eficaz de información y buen desempeño de su función.

Capacitación

La capacitación para las mujeres se realizó en espacios que la municipalidad destinó para tal efecto (piscina, parque) y también se realizaron jornadas de instrucción en el centro comercial, en horarios de muy baja afluencia de público.

Concluida esta etapa (tres meses), las alumnas fueron ingresadas a la empresa Mall Plaza Vespucio bajo la modalidad de “alumnas en práctica”, en un horario de muy baja afluencia de público hasta que lograran adaptarse y realizar su trabajo sin temor a ser rechazadas.

En la actualidad, seis mujeres son trabajadoras contratadas por la empresa cuya función consiste en retirar las bandejas en el patio de comida una vez que el cliente deja la mesa, llevarlas al “tacho” de basura para eliminar los desperdicios y colocarlas en el lugar donde serán recogidas para su posterior limpieza y re-uso y, finalmente, limpiar la mesa. Es destacable que las seis mujeres lograron traspasar la barrera de la discriminación y temores, pues se desempeñan perfectamente bien en horarios con gran concurrencia de público.

Además, deben estar atentas a responder consultas de los clientes (ubicación de la zona de fumadores, de los teléfonos públicos, etc.). Por estos servicios, reciben un sueldo y no está considerada formalmente la propina. Los honorarios que perciben son equivalentes al resto de sus compañeros y usan el mismo uniforme, por lo que no sienten segregación y más aun, se sienten parte de una empresa que les da la posibilidad de mostrar que verdaderamente son capaces de explorar en otros ámbitos las habilidades que se encontraban adormecidas.

Por otro lado, el horario de trabajo es diversificado y están planteados de acuerdo a sus capacidades. Por lo tanto, las 3 mujeres con Síndrome de Down trabajan dos veces a la semana en jornadas de 6 horas y las 3 con discapacidad mental lo hacen 4 días a la semana en jornadas de 8 horas firmando –al igual que el resto del personalel libro de asistencia (entrada y salida), también se han hecho responsables de justificar y comunicar sus ausencias a la profesional encargada de la intervención (Sra. Marvy Navarrete) y realizan su colación en el casino habilitado para todo el personal del centro comercial.

Este mismo grupo ha continuado trabajando hasta la fecha. Desde sus inicios, constituyen un refuerzo para sus pares, ya que trabajan en forma eficiente, rápida y responsable. Son aceptadas por estos y sus jefes les reconocen su esfuerzo y aporte. Responden óptimamente al perfil. Han logrado un desarrollo integral significativo en las áreas cognitiva, afectiva y social, mejorando su autoestima, integradas a familias afectuosas y responsables, comprometidas con el trabajo de sus hijas, validándolas y reforzándolas permanentemente con su apoyo y presencia. Su contribución significativa al entorno ha sido la aceptación de la diversidad.

Nueva visión

Sabíamos que la aceptación a esta iniciativa no sería fácil. Por lo mismo, en el plan de desarrollo se integró la necesidad de instruir al personal de la empresa para que comenzara a cambiar la visión que tenía de las personas con discapacidad. Para ello, los trabajadores y el personal de la empresa han participado en talleres de aprendizajes en relación al tema de la discapacidad. Hoy, lo ven como algo cercano y presente. Algunos dueños de locales, quienes tienen hijos con discapacidad, se han acercado a la gerencia a solicitar orientación específica a la profesional encargada de la intervención. También han conversado con las madres que asisten periódicamente a dejar y a buscar a sus hijas (con S. Down específicamente).

El hecho de estar insertas en un lugar socialmente validado y aceptado por la comunidad, ha permitido a sus familias generar aprendizajes impensables. Desde su nacimiento, rondó en ellas el “fantasma de la discapacidad”. Esta experiencia ha traído consigo, como contraparte, posibilidades de desarrollo y logros para sus hijas y el grupo familiar. Suelen ser familias amorosas, amables, conciliadoras, responsables y respetuosas de los demás, claras en sus mensajes y peticiones, enérgicas y cuidadosas de sus hijas. Promueven la aceptación de la diversidad (conducta que adquirieron) en cada una de sus acciones, acogen a las compañeras de trabajo de sus hijas, apoyan en situaciones difíciles. En general, están presentes y dispuestas a colaborar.

En la actualidad, esta experiencia es reforzada y sistematizada por la profesional que diera inicio a este proyecto, quien participa en calidad de consultora o experta del tema de integración.

http://www.prohumana.cl/documentos/mallplazamujeresdawn.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: