Luckyteam’s Weblog

EL SÍNDROME DOWN

Formación de profesores

Posted by luckyteam en noviembre 6, 2008

A continuación añadimos un documento sobre la formación del profesorado de Educación Física sobre las personas minusválidas.

FORMACION Y EDUCACION DE PROFESORES DE EDUCACION FISICA PARA PERSONAS MINUSVALIDAS

1. Principios Fundamentales

Uno de cada diez niños requiere hoy una educación especial. Los profesores de educación física deben recibir una formación especializada para educar a esta proporción considerable de la población. Lo mismo se aplica a la formación profesional.

Si se acepta el principio de la integración gradual de las personas minusválidas y se aplica una política coherente, todos los profesores, prescindiendo de su especialización o del nivel de sus cualificaciones, deberán recibir al menos una formación básica en la enseñanza a personas con minusvalías y deficiencias y en los principios educativos que se aplican a estos casos.

Debe reconocerse el importante papel que las actividades físicas adaptadas desempeñan en la educación, la reeducacion y las actividades de tiempo libre.

Ese papel debe descartarse y reconocerse en el aprendizaje de:

Ø La capacidad psicomotriz y el bienestar físico

Ø Una conducta gestual y motriz funcional

Ø El movimiento deportivo

Esta tarea deberá ocupar el lugar que le corresponde entre los objetivos fundamentales de quienes tienen la responsabilidad de dirigir escuelas o centros de rehabilitación. Deberán adoptarse las medidas para incluir en el personal de esas instituciones a un profesor de actividad física.

El papel de cada una de las personas que forman parte del equipo de educación o reeducacion deberá estar claramente definido.

La educación física establece un lazo entre la rehabilitación o la educación y el ocio.

Si bien algunos profesores de actividad física pueden favorecer inicialmente unos objetivos concretos que son en si mismos terapéuticos o educativos, deberán ser conscientes de la necesidad de progresar por el camino de la autonomía de la persona minusválida, que es miembro pleno de la sociedad y puede exigir una forma de actividad física que se adapte a sus motivaciones.

Los miembros del personal responsable de las actividades físicas tendrán así, junto con la rehabilitación y la educación, otros objetivos profesionales y, por consiguiente, habrá recibido una formación adicional.

Las personas minusválidas mismas deberán tener acceso a todos los niveles de formación siempre que su deficiencia les permita posteriormente proseguir su actividad en pie de igualdad con otras personas.

Las personas minusválidas o sus representantes deben participar directamente en la planificación de cursos de liderazgo.

No obstante, en la práctica, la promoción de las primeras actividades físicas para personas minusválidas han sido frecuentemente obra de personas que contaban con un patrimonio de buena voluntad pero poseían escasos conocimientos de las actividades físicas. Así, los aspectos educativos y de reeducacion se ignoraban habitualmente.

Es, sin embargo, importante destacar la creciente necesidad de monitores cualificados de actividad física que puedan adaptarla a un grupo concreto de discapacidad. Estos monitores deben poseer una formación inicial que suponga una cualificacion profesional o –si están especialmente interesados en una disparidad- un conocimiento de liderazgo deportivo.

2. Posible contenido de un programa de formación

Cualquiera que sea el tipo de formación, los requisitos básicos pueden establecerse como sigue:

a) Conocimientos de diversas categorías de deficiencia o discapacidad: aspectos médicos (traumatológicos, patológicos o genéticos), educativos, psicológicos y sociales.

b) Comprensión no solo del origen y definición de la discapacidad o minusvalía, sino de todas las dificultades que presenta y las consecuencias que tiene para la actividad diaria: esa comprensión permitirá definir objetivos con ayuda de una mitología adecuada.

c) Conocimiento de las actividades físicas que son posibles para cada tipo de minusvalía: este conocimiento habrá de ser práctico además de teórico, pues frecuentemente debe adaptarse la técnica o método educativo para cubrir las necesidades de cada caso particular. Abarcara los rudimentos científicos y los métodos de aplicarlos a situaciones prácticas.

d) Ciertos conocimientos sobre investigación técnica y científica de actividades físicas adaptadas a personas minusválidas.

e) Además es vital una capacidad para comunicarse con personas minusválidas o grupos de ellas. Ello incluye la capacidad para comunicarse con personas minusválidas o grupos de ellas. Ello incluye la capacidad de escuchar, entender e interpretar sus necesidades y deseos. Requiere frecuentemente habilidades especiales que pueden ser difíciles de “enseñar”.

3. Formación especifica en actividades físicas para personas minusválidas: personal profesional y trabajadores voluntarios.

A. Formación Inicial

1. La formación completa de todo futuro profesor de educación física debe incluir un buen conocimiento de la adaptación de actividades físicas.

Si se acepta que los programas educativos seguidos por todos futuros profesores deben constar de las mimas asignaturas básicas, los métodos educativos y las técnicas de adaptación deberán figurar también en ellos. Además la formación del profesorado no puede limitarse al conocimiento de los niños: debe poder aplicar actividades a los adultos minusválidos o de salud deficiente. Cada profesor debe incluir en su asignatura no solo conceptos que son validos para todos, sino también las deficiencias y problemas que se encuentran en ese contexto

La formación opcional impartida a lo largo de varios años permite una perspectiva multidisciplinaria de las diversas minusvalías y de la actividad física, con especialización a veces de un campo concreto. La duración de esa formación y los estrechos lazos que pueden establecerse con los conceptos comunes proporcionan unas condiciones ideales para realizar estudios en profundidad.

2. Todo el personal medico auxiliar deberá recibir como parte de sus estudios una formación complementaria que le permita hacerse cargo de sesiones de actividad física: estas podrás ser tanto un medico de rehabilitación como un trampolín para la integración y la dedicación a una actividad de tiempo libre.

3. Cualquier profesional de la medicina deberá ser consciente del valor que posee la práctica de actividades físicas; deberá motivársele a que las considere como un medio adicional de rehabilitación, educación y empleo del tiempo libre.

4. Todo monitor de ocio y tiempo deberá estar sensibilizado a las necesidades de actividad física que tienen las personas minusválidas y se les motivara para que adopte las medidas adecuadas para satisfacerlos, tanto en lo que concierne al acceso como a los programas ofrecidos.

B. Formación de postgrados: personal profesional

1. Deberá existir una formación de postrado de un año accesible para los profesores cualificados de educación física.


Si bien los fundamentos educativos son adecuados, con frecuencia se hace caso omiso de conceptos relacionados con las minusvalías.


Por consiguiente, a lo largo de los estudios de ese año adicional los alumnos deberán ser introducidos a:

Un conocimiento de las minusvalías y deficiencias, incluyendo fundamentos psicológicos.

métodos educativos y de reeducacion basados en lo anterior.

Habilidades relacionadas con la actividad física.

2. Deberá existir una formación de postgrado de un año accesible para el personal medico auxiliar o de rehabilitación. Deberá proporcionar un conocimiento de las patologías y su reeducacion.


Sin embargo, también deberá proporcionar un mayor y frecuentemente indispensable conocimiento de:

Los fundamentos técnicos de las actividades deportivas.

Los propósitos educativos de las actividades físicas en grupo.

Los conceptos de entrenamiento deportivo.

Los limites de la capacidad física.

C. Formación de perfeccionamiento (especialmente para trabajadores voluntarios)

1. Muchos deportes y pruebas solo pueden tener lugar con la ayuda de voluntarios y colaboradores voluntarios; cuanto mas seria es la minusvalía más necesarios son.
Estas personas, encargadas de apoyar a los responsables de actividades deben poseer una formación elemental para poder comprender las necesidades que resultan de una minusvalía, para transmitir instrucciones y para supervisar la practica deportiva.
Sus responsabilidades quedaran limitadas a al enseñanza de las técnicas elementales o a la dirección de sesiones de esparcimiento físico.

2. Los lideres deportivos (algunos de los cuales pueden ser profesionales con dedicación completa) son los responsable de las actividades físicas habituales de una asociación y, por consiguiente, deberán poseer un conocimiento detallado de la minusvalía en cuestión y un dominio del deporte o actividad objeto de enseñanza
El contenido de la formación variara según el tipo de minusvalía o deficiencia, al igual que los requisitos para la admisión a un mayor nivel de formación.
Quienes deseen dirigir sesiones de actividad física deberán conocer tanto los tipos de minusvalía como los de deporte.
No obstante, ello exige tres comentarios:

En las disciplinas deportivas, esa formación es con frecuencia polivalente (para las deficiencias mentales y las que padecen parálisis cerebral), pero normalmente solo puede aplicarse a un tipo general de minusvalía o deficiencia.

A medida que se progresa en al practica de las actividades físicas se dedica una creciente proporción de tiempo a la preparación de competiciones deportivas, lo que exige mayores niveles de formación, y los lideres deberán poseer las cualificaciones adecuadas.

Este tipo de formación deberá organizarse en contacto directo con las personas afectadas y deberá serles accesible.

Conclusiones:

Cada gobierno deberá:

Ser consciente de la necesidad de educar y formar personal competente para promover y mejorar las condiciones en que se enseñan las actividades físicas a las personas minusválidas y en que estas las practican.

Investigar si la educación y formación especial se encuentra disponible en todos los niveles: el voluntario y el profesional, en la rehabilitación y en la educación y tanto en la esfera de esparcimiento como en la de la competición.

Estudiar las oportunidades de posibilitar el acceso a esa educación y formación para todas las personas que así lo deseen, incluyendo a las personas minusválidas.

Tomar medidas globales para expresar tangiblemente el deseo de disponer, en todos los niveles, de personal adecuado.

Urgir a las organizaciones deportivas voluntarias para que adopten medidas semejantes para con los lideres que forman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: